Tras ser reconocido por una vecina a partir de una foto divulgada en Facebook, el "doble femicida de Constitución" fue capturado y procesado con prisión preventiva por la justicia.

Juan José Campos, acusado de asesinar a Elizabeth Angélica Wilson (44) conocida como Romina, y a su hija,  Estefanía Abril Wilson (19), fue detenido en la ciudad de Santa Fe después de permanecer prófugo durante más de un año. El hombre de 48 años, se encontraba viviendo con una identidad falsa (Guillermo Aráoz), junto a una mujer y su hija adolescente.

Para que se pudiera dar con el paradero del principal sospechoso, fue importante que confluyeran tres circunstancias: una, y tal vez la principal, es el activo reclamo de las amigas de Abril, cuya insistencia permitió visibilizar el caso hasta alcanzar varios rincones del país. En segundo lugar, ayudó la difusión de la imagen del femicida y  por último la celeridad de la fiscal Mariela Labozzetta, que está al frente de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM). El organismo no sólo dinamizó la captura a partir del dato del paradero de Campos, sino que además consiguió modificar la imputación del acusado de “homicidio agravado por el vínculo” a “doble femicidio”, que prevé penas más altas.

El juez Manuel Gorostiaga lo procesó como “autor de los delitos de homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado contra su pareja conviviente y mediando violencia de género, en concurso real con homicidio agravado por haber sido perpetrado con violencia de género, en concurso ideal con robo”.

Romina y Abril fueron apuñaladas el 20 de febrero de 2015 en su departamento del tercer piso, en Constitución 1734. Campos era, en aquel momento, pareja de Romina, y se había mudado hacía poco tiempo con ellas. Según testificó una vecina, aquella noche se escucharon gritos y ruidos, lo que la llevó a dar aviso a la policía. Al llegar los efectivos, Campos les dijo que nada había sucedido en el lugar y se fueron. Se sospecha que el acusado robó celulares y una computadora, envió mensajes de texto haciéndose pasar por la víctima a algunas personas de confianza y que, además, permaneció en el lugar más de 30 horas posteriores al crimen, para distraer y no llamar la atención.

Luego del asesinato, las amigas de Abril iniciaron una lucha que aún hoy continúa, y ya reconoce una victoria en su haber: a un año del crimen, lograron que el femicida sea arrestado. Desde el Facebook “Basta de Femicidios. Justicia por Abril y Romi” declararon: “Queremos agradecer enormemente a todos lo que nos acompañan en este largo camino. ¡A todos los familiares de víctimas les decimos que no bajen los brazos y que los estaremos acompañando!