Luego de las declaraciones pronunciadas por el jefe de Gobierno, en las que afirmó que hay gente sin techo que no se quiere ir de la calle, organizaciones de gente en situación de calle criticaron su “poco conocimiento sobre la problemática”. 



Hace algunas semanas el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires encendió nuevamente la polémica. En una conversación en el programa de Mirtha Legrand, Rodríguez Larreta afirmó que el número de personas en situación de calle se mantiene hace años estable, “está entre 800- 900 personas”. Mencionó que hay paradores en la ciudad para hombres, mujeres y niños pero que no se llenan ni en los días más fríos. En ese sentido comentó que existen diversas situaciones sociales en cada caso y que “hay gente que a veces no quiere ir y, obviamente, por la fuerza no los podés llevar”. Enfatizó que cuanto más apoyo se les da a estas personas que están en la calle lo que sucede es que se siguen quedando. “Hay gente que está muy arraigada. El tema es ayudar a convencerlos de que quieran ir (a los paraderos).”

En diálogo con El Grito del Sur, Horacio Ávila, uno de los fundadores de la ONG Proyecto 7, le salió al cruce: “me parece muy ignorante todo lo que dijo, de muy poco conocimiento sobre la problemática y con mucha intencionalidad de minimizar algo que es gravísimo. El último semestre ha subido un 40% el nivel de la pobreza y ha subido casi el mismo porcentaje de familias en situación de calle; familias de clase media baja que se han caído del sistema. Actualmente, a junio- julio, estamos en 22.000 personas en situación de calle.”

Los números son llamativos, pero no son caprichosos. El relevamiento se realiza todos los años en el período de junio y julio junto con otras organizaciones. Durante los primeros tres meses de este año se han hecho visitas con los operadores de la calle del BAP (Buenos Aires Presente) y las primeras 800 entrevistas eran a personas que nunca habían pasado por el sistema, es decir que jamás habían estado en situación de calle. Dice Horacio que “es ridículo decir que la gente no se quiere ir de la calle. Lo que quieren hacer es visibilizar que en la ciudad de Buenos Aires no hay pobreza y mucho menos gente durmiendo en la calle pero bueno, no les sale porque no lo pueden ocultar, no lo pueden disfrazar de ninguna manera, todo el mundo lo sabe.” En este sentido explicó que lo dicho por el jefe de Gobierno tendrá que ser justificado frente a la jueza Elena Liberatori, que es quien les ordena que en el término de diez (10) días hábiles, se proceda a la confección de un relevamiento provisorio contemplando a las personas en efectiva situación de calle, pero también a aquellas personas en riesgo de situación de calle, en relación a lo establecido por la ley 3706. 

En este contexto el pasado 16 de agosto se realizó el primer Foro sobre gente en situación de calle en la ciudad de Buenos Aires. Comenta Horacio que “se habló de cosas que están faltando, por ejemplo un dispositivo para las compañeras Trans que no existe, con las características que las compañeras necesitan, no con las que necesitamos nosotros. También la cuestión de la ley y de las situaciones de adicciones gravísimas que hay, o sea un poco más de la generalidad de todo”.

La ONG Proyecto 7 trabaja junto al Centro de Integración Monteagudo y al Centro de Integración Frida, para hombres y mujeres respectivamente. Daniel Giménez, director del Centro de Integración Monteagudo, explicó a El Grito del Sur que la situación es más compleja de lo que Larreta comenta con cierta liviandad, es decir que no es real que las personas no quieren salir de la situación de calle; la problemática es más profunda ya que hay muchos factores por los que no van a los paradores que ofrece el gobierno de la Ciudad: por ejemplo, los horarios de entrada y salida que hacen aún más difícil a las personas a reinsertarse a la sociedad en cuanto a la búsqueda laboral, Daniel comenta: “el Monteagudo es un hogar abierto las 24 horas, no es un parador como los del gobierno que salís a las siete de la mañana y volvés a las tres de la tarde a hacer fila; acá tienen las cuatro comidas, su cama fija, tienen médicos, psicólogos, asistente social y enfermeros. La posibilidad que le damos nosotros es que puedan salir a trabajar y si trabajan de noche pueden volver a dormir acá”. Al mismo tiempo, explica que la realidad es que los del gobierno de la Ciudad tienen más estructura, tienen trabajadores sociales en la calle pero no hacen el trabajo que tienen que hacer: “ellos trabajan con la línea 108 que es el BAP, la gente se cansa de llamar, nosotros lo comprobamos, para que pasen por donde están parando, digamos, en la calle, y nunca pasan. Aparte la gente como que agarró miedo de los paradores por el trato carcelario que hay.” Los paradores son el Beppo Ghezzi, situado en Masantonio 2970, en Parque Patricios y otro en Retiro ubicado en Gendarmería Nacional 522; ambos son para hombres y el parador de mujeres es el Azucena Villaflor ubicado en Piedras 1583.

Actualmente en el Centro de Integración Monteagudo se encuentran viviendo de forma permanente 115 hombres pero la lista de espera supera a las 300 personas. Entre tantos casos suelen haber quienes han estado internados o presos y que al salir se encuentran en situación de calle. Es lamentable la cantidad de personas que deben ser rechazadas por falta de espacio y, así como lo cuenta Daniel, la realidad es que la demanda aumenta cada vez más.