Su dueña, Ángela González, se quejó de la situación económica y de los aumentos en los servicios públicos. "Siento mucho dolor y tristeza", expresó.


En Roti-Pasur de San Telmo, las heladeras están casi vacías. La crisis y la inflación afectaron a la rotisería que después de 24 años quebró y su dueña, en estado de resignación, conversó con El Grito del Sur sobre la situación actual. El costoso alquiler y la caída en las ventas son las principales causas del cierre del negocio. En la calle Paseo Colón, los negocios ya no serían rentables ni los fines de semana.

Con la voz opaca y la mirada resignada, Ángela González, dueña de la rotisería Roti-Pasur ubicada en Paseo Colón 1129, contó cómo en este 2017, la inflación afectó a su negocio. “Desde que empezó este gobierno a mí me comenzaron a venir las boletas elevadas y trabajo para pagar los servicios. No hay ganancia. Hacemos comidas que después no se venden y terminamos regalando o comiéndolos nosotros mismos”.

“Solo Dios sabe qué voy a hacer”, respondió Angela, de 65 años, quien por el momento sólo espera vender las cosas que quedan del negocio que le dio de comer desde 1994. Un alquiler elevado de 13 mil pesos y los pocos comensales le llevaron a tomar la decisión de cerrar el local de comidas. “Siento mucho dolor y mucha tristeza porque una se encariña con el barrio y con las cosas que están en venta y voy a terminar regalando. Sándwiches de milanesa, fiambre, empanadas, es lo que hacemos y no se venden. No viene gente.  No pude pagar el alquiler y lo tengo que entregar este 30, pero estoy con un abogado pidiendo plazo hasta que se venda todo”, expresó la mujer oriunda de Tucumán.

Varios de los clientes lamentan que el local se cierre y de igual forma sus vecinos. Junto a la rotisería hay un kiosko, cuya dueña nos contó que la situación económica que vive el país ha afectado también a los otros negocios del sector. “Lamentable que cierre doña Ángela quien estaba casi 25 años y hacía muy buena comida. Es una señora que toda su vida trabajó pero es insostenible como subió todo. Me parte el alma… Y en mi caso yo pagaba 900 pesos de luz hace un año y ahora pago 3800. Y en este sector sólo hay público de lunes a viernes y gracias a que estamos cerca del Registro Nacional de Personas. Pero de ahí no se vende nada los fines de
semana porque no hay gente”, mencionó Fabiana Albano.