Los pueblos originarios se encuentran en alerta con una vigilia frente al Congreso Nacional, a la espera de la sesión clave del miércoles donde se tratará la prórroga de la ley 26160. Desde El Grito del Sur nos acercamos al acampe para dialogar con las y los protagonistas del reclamo.

En una instancia de suma importancia para el futuro de los pueblos originarios, este miércoles se tratará en el Senado la prórroga de la llamada ley de tierras, que vence el 23 de noviembre próximo y dispone la suspensión de los desalojos de tierras ocupadas por comunidades indígenas hasta que se realice un relevamiento de esos terrenos. En ese marco, las comunidades indígenas nucleadas en el Colectivo Tierra y Territorio iniciaron una vigilia en Plaza de los Dos Congresos para presionar a los senadores que deberán avalar o rechazar la continuidad de la ley 26160.

“Estamos con mucha urgencia y tenemos que luchar en todos los aspectos. Este acampe es para visibilizar que estamos vivos, queremos que ésta ley se exprese y necesitamos ese relevamiento porque es una herramienta. Nosotros necesitamos que se trate la propiedad comunitaria tradicional de los pueblos originarios”, revelan voceros de las organizaciones que se unieron para pelear por sus derechos. Desde El Grito del Sur nos acercamos al acampe para dialogar con sus protagonistas y conocer las expectativas de las comunidades de cara a la sesión de mañana. Allí nos recibieron Miriam Liempe, de la comunidad mapuche Quimu Kintun, y Delia Chávez, de la región coya en la selva jujeña.

¿Cómo viven las horas previas a la sesión del miércoles?

Miriam: La prórroga está pedida por los pueblos hace mucho tiempo y se vence en noviembre. Al ver que no se le estaba dando tratamiento, los pueblos empezamos a estar en un estado de alerta y mucho más con el contexto de violencia que empezaron a tener las comunidades a partir del caso Cushamen, con el agravante que tenemos un desaparecido en democracia que es un desaparecido de todos, no sólo de los pueblos.

La verdad es no quisiéramos haber llegado a esta instancia de urgencia y con este marco de violencia. Pudimos hablar con los senadores y diputados, empezamos a hacer ese tratamiento con algunos aliados que nos escuchan. Este acampe es para visibilizar que estamos vivos, queremos que ésta ley se exprese y necesitamos ese relevamiento porque es una herramienta. Nosotros necesitamos que se trate la propiedad comunitaria tradicional de los pueblos originarios.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, manifestó que estarían acompañando la prórroga…

Miriam: Tuvimos una reunión importante con el secretario de DDHH (Claudio Avruj), con el INAI y con un asesor legal del Ministerio de Seguridad. Le pedimos cuatro puntos a tratar: ley 26160, ley antiterrorista, la propiedad comunitaria y todo lo que tenga que ver con la seguridad de los pueblos originarios.

Ellos manifestaron que el presidente tiene voluntad política de que la ley salga y, que en caso de que no sea así, él la decretaría directamente. Igualmente estamos en estado de alerta.

¿Cómo ven el escenario político en relación a sus reclamos históricos?

Delia: Hasta ahora no se solucionó nada. Lo que está pasando no es sólo en el pueblo mapuche: todos sabemos que vienen desalojando comunidades en Salta, Jujuy y Tucumán y siempre está acompañada de la represión de este gobierno que no respeta nuestros territorios y nuestras palabras. Ellos están tranzando con los terratenientes o con las minerías, todo tiene que ver con los intereses económicos.

Recién nombraban a Santiago Maldonado como “un desaparecido de todos”, ¿qué balance hacen de su desaparición forzada precisamente en territorio indígena?

Miriam: El pueblo mapuche está muy triste por la desaparición de Santiago Maldonado. Nos duele porque nosotros creíamos que teníamos una democracia más madura y aquí reprimieron la solidaridad del pueblo. Esto visibilizó lo que estaba sucediendo en el sur pero lamentablemente no viene de ahora: tenemos en los pueblos muchos muertos, hermanos presos y/o perseguidos. Además, en este último tiempo ha renacido una xenofobia hacia el pueblo mapuche; nos dicen terroristas, indios vagos, que somos de Chile y en Chile dicen que somos argentinos.

¿Cómo continúa este reclamo por las tierras?

Delia: Nosotros decidimos visibilizar lo que los hermanos están expresando en los territorios, por eso surgió este acampe. Es un acampe para decirle a los senadores que estamos vivos, que existimos y que queremos que continúe esta ley, que es una herramienta para que no sigan ni avancen los desalojos. El día de su tratamiento vamos a estar acompañados de la solidaridad de muchas otras organizaciones.