¿Es legal practicar un aborto? ¿Qué técnicas son más seguras? ¿Hay estadísticas y datos duros? Estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA participaron de la primera formación sobre la problemática en esta casa de estudios.

El primer encuentro fue en el edificio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Estudiantes y profesionales de la salud consiguieron un aula preparada para 60 personas. Antes de la hora pactada ya eran más de 100 sentadas en bancos, en el piso, paradas, con cuaderno y lapicera en mano. Así comenzó la primera Cátedra Libre sobre aborto en Ciencias Médicas de la UBA:

  • En medicina legal nos dijeron que sólo se puede acceder a un aborto si se trata de una violación, dijo una estudiante ni bien comenzó el encuentro.
  • También hablaron de que es obligatorio llamar a la policía si llega una persona con una interrupción del embarazo en curso, señaló otro.
  • De la droga misoprostol nos dicen que debe utilizarse solamente en caso de úlcera y hay que tomar la precaución de no recetar a embarazadas, comentó una tercera.

Hace más de tres años que en la universidad no funciona ningún espacio donde tratar la problemática que toca en la clandestinidad a más de 500 mil mujeres y varones trans al año en Argentina. La falta de actualización en el tema por parte de las cátedras y una intención adrede de algunos profesores lleva a que exista desinformación, mitos y mentiras alrededor del aborto en estudiantes y futuros profesionales.

“Una de las trabas reales para acceder a un aborto seguro son los propios profesionales de la salud, hasta el momento no había una instancia donde diera información del marco legal real sobre el tema”, explicó Josefina Ruberti, miembro de la Red de Estudiantes de la Salud por el Derecho a Decidir.

La cátedra se formó con la alianza de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito junto a la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir y la Red de Estudiantes. En julio comenzaron las reuniones para diseñar un programa que contemple las necesidades particulares de los estudiantes de ciencias médicas. La Campaña aportó la experiencia de más de 12 años de trabajo a nivel federal y la participación en otras cátedras libres sobre el tema como la de Ciencias Sociales (UBA), Psciología (UBA) y la materia optativa de la Universidad Nacional de Rosario que lleva el mismo nombre: “El Aborto como problema de salud”.

“La participación que tuvo el alumnado durante la cursada en clases y con el material de lectura cristalizó la necesidad de tratar el tema en esta facultad”, dijo Andrea Zamparini, integrante de la Campaña. “Fue muy importante el permanente diálogo con los estudiantes para entender cuáles eran sus preocupaciones. En este caso fue primero el marco legal y segundo la parte técnica de un aborto”.

Por cada mujer que muere por un aborto inseguro y clandestino en Argentina hay otras 300 que quedan afectadas. El dato resonó en las clases y puso a reflexionar a los y las estudiantes. “¿Estoy bien o estoy mal haciendo un aborto? ¿Qué marco legal me protege?”, fueron algunas de las preguntas clave con las que se encontraron los profesionales, especialistas e integrantes de la Campaña. “Me parece muy interesante que nos atrevamos a dejar atrás el prejuicio para prestar más atención al derecho, instruyéndonos sobre las herramientas legales, sociológicas y médicas con las que actualmente contamos para el acceso a un aborto seguro y gratuito”, dijo Noelia Araxi Kirikian, estudiante de medicina. “Apuntamos a que esto continúe, que la red de estudiantes crezca, porque son quienes pueden introducir la discusión y el debate desde adentro. La estrategia es poder incluir el aborto como parte de la agenda institucional de la facultad”, agregó Zamparini.