Cientos de miles de personas se movilizaron a Plaza Congreso para repudiar los planes de reforma laboral, previsional y tributaria. En una nueva muestra de unidad, compartieron escenario y un despliegue masivo en las calles la Corriente Federal de Trabajadores, Camioneros, seccionales disidentes de la CGT, las dos CTA y un abanico amplio de movimientos sociales.

En una marcha multitudinaria frente al Congreso Nacional, más de trescientos mil trabajadores y trabajadoras salieron a las calles para rechazar las reformas laboral, previsional y tributaria que quiere imponer el gobierno de Mauricio Macri. El acto contó con la presencia de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), Camioneros, seccionales díscolas de la CGT, las dos CTA y un abanico amplio de movimientos sociales.

Apenas pasadas las 15, el primero en dirigir la palabra fue el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, quien señaló que “esta unidad que se conformó hoy, es el nacimiento de una etapa distinta. No habrá amenaza que valga, lo que va a haber es organización popular. Nos quieren sacar las conquistas de Perón y de Evita, y eso no está en la mesa de remate. No habrá reforma laboral mientras haya un obrero con conciencia de clase”. Luego agregó que “Macri tiene el mandato de los cagadores seriales, mientras que nosotros estamos con los que dan trabajo”. Por su parte, Pablo Micheli, de la CTA Autónoma, advirtió que “estamos en un nuevo momento sindical. Estamos casi todos. Nadie se salva solo. O estamos juntos o nos destrozan el país, el futuro de nuestros hijos. Estos tipos van por todo. No quieren disenso, opiniones distintas. Quieren imponer a sangre y fuego su criterio”.

Precisamente, la masiva movilización contó con la presencia de los sectores más combativos de la CGT que no responden al triunvirato conformado por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. En esa línea, el camionero Pablo Moyano sostuvo que “la reforma laboral tiene la intención de sacarnos todos los derechos adquiridos durante muchísimos años. Quiero mencionar el apoyo y las declaraciones que ha hecho la Iglesia hace pocos días a través del monseñor Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, quien sostuvo que la reforma previsional es una injusticia y le va a quitar dignidad a los jubilados. Los legisladores tienen que tomar estas palabras de la Iglesia. Vamos a continuar con esta unidad para dar pelea”. Por último, el secretario general del gremio La Bancaria, Sergio Palazzo, precisó que “hemos empezado a construir un frontón de resistencia a las políticas de ajuste del gobierno. Si pensaban que los trabajadores iban a quedarse callados y los dirigentes también, se confundieron. Le decimos No a la reforma laboral, a la reforma tributaria y mucho más a la reforma previsional. Hemos venido a decirle No a la quita de los derechos de los trabajadores”. “La reforma laboral busca disminuir salarios, bajar indemnizaciones para que nos despidan barato y que tiene como consecuencia inmediata la precarización y el intento de sometimiento a los trabajadores y sus organizaciones sindicales. Por eso estamos en contra, este es un programa de ajuste sin fin”, disparó.