La Marcha de la Gorra debutó en la ciudad de Buenos Aires con consignas contra la represión estatal, la baja en la edad del código penal y el esclarecimiento del caso Santiago Maldonado. La Correpi denuncia que, desde que asumió la alianza Cambiemos, hay 1 muerto cada 25 horas a causa del gatillo fácil a nivel nacional.

Un viento denso mueve las nubes, levanta una cortina de polvo y parece anunciar un temporal. En la Plaza Congreso, dos personas intentan levantar sin éxito una pancarta, una de cada lado. No pueden mantenerla quieta. Primero se envuelve para adentro, luego se estira para afuera, hasta que con esfuerzo logran rigidez y el mensaje escrito puede leerse: “Jon Camafreitas presente. Basta de gatillo fácil”.

21 de enero de 2012. Jon Camafreitas, de 18 años, y Franco Rojas, de 14, salen de la Plaza Boedo por la madrugada para volver a sus casas en el barrio de Balvanera. El calor es agobiante. Están de bermudas y chomba. Jon tiene su visera, la que usa siempre. Cruzan corriendo la avenida Independencia, iluminada por los autos que pasan, cuando un patrullero se detiene y dos policías bajan. Se acercan, los reducen bruscamente. La cara de Jon besa el pavimento. No entienden qué está pasando. Franco, en el piso, mira de reojo, hasta que escucha un ruido áspero y hueco, como si fuera un tapón que salta de golpe.  Ve la cabeza de su amigo, el suelo y un arma teñidos de rojo.

Diversos organismos de derechos humanos, familiares de víctimas del gatillo fácil y organizaciones sociales asistieron a la primera Marcha de la Gorra que se hizo en la ciudad de Buenos Aires. Una movilización que se realiza desde 2007 en la ciudad de Córdoba, debido al recrudecimiento de la violencia policial, y que ya se extendió a otras provincias. Artistas de hip-hop y rap cantaron en un escenario contra la represión estatal, la baja en la edad del código penal y el esclarecimiento del caso Santiago Maldonado.

Según la organización CORREPI, desde que asumió la alianza Cambiemos, hay un muerto cada 25 horas a causa del gatillo fácil a nivel nacional. El informe señala, además, que la ciudad de Buenos Aires encabeza el ranking de presencia policial en las calles, con 860 efectivos cada 100 mil habitantes, es decir, un policía cada 112 personas.

Entre los casos más notorios de violencia estatal en Capital Federal, se encuentran la represión de Gendarmería a una murga de chicos y chicas en la Villa 1.11.14, la detención de periodistas en la primera marcha por justicia por Santiago Maldonado, y la reciente aplicación de un protocolo de seguridad para la detención de personas del colectivo LGBT.

El rapero Javier Ortega o Asterisco, de La Plata, sube al escenario y canta “Manual para el pequeño detenido”, dedicado a todas las muertes por gatillo fácil. La canción reza: “Si vivís en un conventillo, si tu madre es una obrera o dormís en un pasillo, tené cuidado del gatillo. Pero no te preocupes, si vivís en un castillo”. El viento vuelve a soplar furioso y casi hace volar la gorra del cantante. Pero abajo, entre el público, la pancarta de Jon Camafreitas sigue alta y firme, como mirando al cielo.