En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, cientos de personas marcharon a la Gobernación de la provincia de Buenos Aires para pedir por la aparición de la joven platense Johana Ramallo.

Pasan los meses y no se vislumbran grandes novedades. Ya transcurrieron cuatro desde la última vez que se vio a Johana Ramallo en una estación de servicio ubicada en 1 y 63, en la “zona roja” de la ciudad de La Plata.  En medio de una investigación que sigue sin presentar avances, familiares y allegados de la joven de 23 años se concentraron junto a organizaciones sociales en la plaza Moreno de esta ciudad para visibilizar el caso.

Los abogados de la familia esgrimen que la Justicia Federal debe caratular la causa como un delito de trata de personas. “A pesar de nuestros reiterados reclamos, la causa que se asentó en la Fiscalía N°2 de la justicia provincial, a cargo de la fiscal Betina Lacki, se mantuvo casi dos meses como una simple averiguación de paradero, cuando había claras señales de que se trataba de una desaparición en el marco de la trata de personas para su explotación sexual”, remarcaron desde el entorno familiar de Johana. La movilización transcurrió en paz y se dirigió hacia el palacio provincial para reforzar el pedido de audiencia con la gobernadora María Eugenia Vidal, que sigue sin dar respuestas a este reclamo.

La organización multisectorial que impulsa la búsqueda indicó que “Johana integra la lista de las más de 3000 mujeres que, según un estudio de la Procuraduría de Trata de Personas y Explotación de Personas (PROTEX), fueron desaparecidas para ser prostituidas desde la recuperación de la democracia en nuestro país”.