En la intersección de las calles Independencia y Boedo, un antiguo edificio da lugar al emblemático mural de venecitas que se volvió símbolo del barrio. Frente a los peligros de demolición, en la Legislatura porteña ya hay un proyecto de ley para declararlo lugar histórico.

El tango, San Lorenzo, el teatro independiente. La identidad de Boedo está forjada también en sus lugares con historia. La esquina de Independencia y Boedo, justo en el límite con Almagro, cuenta con un edificio centenario donde funcionaron las Tiendas Dell’Acqua y está coronado por un mural de venecitas que se ha convertido en parte del paisaje barrial. Está desde hace casi cien años, pero nunca tuvo una ley propia que garantice su resguardo patrimonial. Ahora, en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires hay un proyecto de ley para que sí lo haya. Ocurre en un momento oportuno, ya que de aprobarse el nuevo Código Urbanístico, impulsado por el gobierno porteño, allí se permitirán levantar edificios de hasta 38 metros.

El legislador porteño Hernán Rossi (SUMA+) presentó el Expediente 2664-D-2017 para darle al inmueble una protección de tipo “Estructural”. Es para aquellas edificaciones con un “carácter singular y tipológico”. Hay cerca de 800 que en la actualidad cuentan con dicho cuidado estatal. El proyecto también propone declarar al edificio de Boedo como lugar histórico “por su vinculación con acontecimientos de destacado valor antropológico, social y cultural”; hay catalogados cerca de 50 edificios en este rubro.

En esta esquina funcionó una de las tantas sucursales fundadas por Enrico Dell’Acqua (1851-1910) a principios del siglo pasado. Tiene una sola planta. En el presente aloja varios locales, entre ellos una cantina y una despensa de golosinas. En la parte superior de la ochava se levanta un arco ornamentado de concreto, cuyo frente luce el mural de venecitas. La ilustración muestra una deidad de rasgos grecorromanos. Se ve en primer plano a un hombre alado con una túnica violeta guiando dos caballos negros. Atrás hay una figura vestida con ropa azul, sobre un carruaje marrón. La escena transcurre en un fondo de nubes celestes y amarillas. No está firmado y, en el extremo inferior derecho, hay venecitas que forman la leyenda “Marca registrada”. Fue hecho por el arquitecto italiano Enrique Macchi, quien hizo otros trabajos en Boedo y San Cristóbal, algunos aún hoy en pie.

La Comisión de Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal 5 (Almagro y Boedo), una asamblea mensual de vecinos y el Observatorio de Patrimonio de la Ciudad dan cuenta que este edificio está alcanzado solo por la ley porteña 3.056 -llamada Anchorena-, que cuida edificaciones anteriores a 1941. El gobierno de la Ciudad afirma que esta “protección preventiva” alcanza a 140.000 inmuebles. No obstante, muchas edificaciones que tienen esta antigüedad fueron derribadas por mala conservación, como rajaduras o paredes llenas de humedad, o porque registraban reformas posteriores que cambiaron el diseño original de sus fachadas.

Revista El Abasto

“Por lo que proponemos proteger su invaluable valor histórico, que caracteriza con claridad la memoria colectiva de la comunidad y del barrio de Boedo”, enfatiza el proyecto de ley, que cita la ley porteña 1.227 que regula el Patrimonio Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (PCCABA), cuyo órgano de aplicación es el Ministerio de Cultura porteño. Con el pedido de protección estructural se pide modificar la Catalogación del Código de Planeamiento Urbano (CPU), lo que implica una ley de doble lectura con audiencia pública de por medio y la consulta a la Dirección General de Interpretación Urbanística (Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte).

En 2008 se protegieron varios edificios de la zona, como el Banco Nación ubicado en la esquina noreste. También se han resguardado varias viviendas sobre la avenida Boedo, entre San Ignacio y San Juan. También existe un Área de Protección Histórica (APH) en la Esquina Homero Manzi, en San Juan y Boedo. Ahora se buscará avanzar con el histórico edificio de las calles Independencia y Boedo.