El concepto de “austeridad” aplicado para la TV Pública, Radio Nacional y Télam recae sobre la espalda de las y los trabajadores: despidos, programas de retiros voluntarios, congelamiento de salarios y apagón informativo configuran un panorama poco alentador para el presente y futuro de los medios estatales.

Desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri, transcurrieron dos años en los que -se estima- más de 2500 periodistas perdieron su trabajo. Esta situación se dio en un contexto de continuo achicamiento de las plantas permanentes y de persecución hacia los delegados que pelean por la continuidad de las fuentes laborales. Si bien los planes de vaciamiento abarcan al conjunto de los medios de prensa, durante los últimos meses las medidas de ajuste han recrudecido con mayor fuerza sobre las y los trabajadores de los medios públicos, con la TV Pública, Radio Nacional y la agencia Télam a la cabeza.

“Con respecto a la TV Pública, que es lo que más importa, no es lógico que hayan ingresos netos mensuales de $85000. Tampoco es lógico que haya un 30% de ausentismo. Va a haber que profundizar en la austeridad”, sostuvo hace pocas semanas atrás el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi. En ese marco, se ordenó levantar todos los noticieros de los fines de semana en la TV Pública y las horas aire del servicio de noticias pasaron en el último mes de 30 a 19. Por primera vez en décadas, la TV Pública no estuvo presente en acontecimientos históricos como la visita del Papa Francisco a Chile y en eventos como el homenaje al fotógrafo asesinado José Luís Cabezas. El organismo a cargo de Hernán Lombardi también anunció jubilaciones anticipadas para 400 trabajadores de RTA (Canal 7 y Radio Nacional) y 140 de Télam. Todo en nombre de la “modernización” de los medios públicos.

“Como parte central de la política de vaciamiento informativo, el gerente de noticias y presidente de FOPEA, Néstor Sclauzero, mientras la organización que preside ¨advierte¨ sobre los despidos en los medios públicos, ejecuta al mismo tiempo las políticas de reducción de la oferta informativa del canal, y promueve un ¨periodismo de redacción¨, como si se pudiese informar sin estar en el lugar de los hechos”, denunció el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) en relación con la peculiar situación que se vive en la TV Pública. El pasado 11 de enero los trabajadores de la TV Pública, Radio Nacional y Télam realizaron un festival musical callejero “en contra del ajuste que proyecta el gobierno sobre los medios públicos”. Allí acercaron su apoyo Roberto Baradel (SUTEBA), María del Carmen Verdú (CORREPI), Néstor Pitrola (PO), Hugo “Cachorro” Godoy (ATE), Nicolás del Caño (FIT), Vanesa Siley (Unidad Ciudadana) y Juan Grabois (CTEP), entre otros representantes de distintos espacios políticos, sindicales y de organizaciones sociales.

En diálogo con El Grito del Sur, Fernando “Tato” Dondero, secretario general del SiPreBA, señaló que “a partir del cambio de gobierno, se puso en marcha una política que afectó al conjunto del gremio. El ataque se inició contra los medios privados con un ajuste muy fuerte. Perdimos más de 1500 puestos de trabajo solamente en Capital Federal. Y los medios públicos habían quedado todavía un poco en stand-by; es decir, el gobierno no había aplicado la política que evidentemente tiene con respecto a la totalidad del Estado, que se fue manifestando a lo largo de estos dos años en un permanente achique del personal en dependencias públicas nacionales y municipales. Si bien hubo algún caso de contratos que no se continuaron y demás, en Télam, Radio Nacional y la TV Pública no habíamos tenido graves problemas. Pero sabíamos que, tarde o temprano, esta política era general e iba a llegar a los medios públicos”. Frente a los mencionados intentos de ajuste, las y los trabajadores de la TV Pública no se quedaron de brazos cruzados: el pasado sábado realizaron en las calles una transmisión del noticiero de los fines de semana que decidieron levantar las autoridades del canal y desafiaron “el apagón informativo y el vaciamiento”.

“Tarde o temprano, esta política era general e iba a llegar a los medios públicos” Fernando Tato Dondero. Secretario general del SiPreBA

Por último, se rumoreó durante la semana pasada que dejarían de existir los canales estatales DeporTV, Paka Paka y Encuentro, que emplean a un total de 450 personas. Este supuesto anuncio -que nunca se dio a conocer- estaba en consonancia con la reducción de personal dentro de estas señales educativas y de entretenimiento y con la decisión de cerrar el sistema TDA (Televisión Digital Abierta). Sin embargo, fue el propio Hernán Lombardi quien salió a desmentir este tema y afirmó que “Encuentro, Paka Paka y DeporTV continuarán, están pasando por un buen momento”. El titular del Sistema Federal de Medios Públicos reconoció, no obstante, que “efectivamente hubo una reducción y retiros voluntarios, porque qué mejor nos puede pasar que producir buenos contenidos y, al mismo tiempo, ahorrar”.