Con 30 expositores a favor y en contra, comienza mañana el histórico debate por la legalización del aborto. Habrá una concentración en las afueras del Congreso para apoyar el proyecto de la Campaña, y un nuevo pañuelazo convocado para las 18.

Casi 50 días después de la “luz verde” que diera el Gobierno a la “discusión” sobre la legalización del aborto, la cámara de Diputados dará el primer paso firme en el debate. Será mañana en el plenario de las cuatro comisiones encargadas de estudiar los cuatro proyectos hasta ahora presentados, al que están convocados personalidades y militantes (mujeres y varones) que expondrán sus argumentos a favor y en contra. La jornada arrancará desde las 9.30 de la mañana con 15 representantes que apoyan el proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Grauito, respaldado por una concentración que arrancará a esa hora y culminará con un (nuevo) pañuelazo, convocado para las 18 horas.

El plenario estará dividido en dos bloques: aquellos que alegan a favor de la medida expondrán sus argumentos de 10 a 13 hr; mientras que los que están en contra tendrán su espacio entre las 15 y las 18.

Son varios los proyectos de ley a discutir en el congreso. El que cuenta con mayor aprobación es presentado por la Campaña por el aborto legal seguro y gratuito, que fue firmada por 72 diputados y diputadas, con Victoria Donda (LdS) a la cabeza. Es el proyecto histórico del movimiento feminista, presentado por primera vez hace 13 años y que perdió estado parlamentario 6 veces.

El resto se los reparten entre el bloque del FpV-PJ y el presentado por el oficialista de Sergio Wisky. El proyecto del diputado del Pro sólo prevé regular el procedimiento de abortos no punibles bajo un sistema que exigiría la declaración jurada de quienes se realicen la intervención. Todos contemplan la fabricación y venta de misoprostol en nuestro país (medicamento que permite realizarse un aborto de manera segura en el hogar).

Entre los disertantes a favor de la legalización se destacan la directora del Conicet Dora Barrancos, Marta Alanis de Católicas por el Derecho a Decidir, la directora de la Fundación para la Salud Adolescente y ginecóloga del Hospital Argerich, Sandra Vázquez, y el periodista Luis Novaresio. La campaña “Pro Vida” convocó, por su parte, al cura villero Pepe Di Paola y  el ex ministro de Justicia de Carlos Menem, Rodolfo Barra, además de varias autoriades de la Universidad Católica Argentina.

 

Según la campaña por el aborto legal seguro y gratuito, más de 3 mil mujeres murieron en abortos clandestinos. Se estima que por año se realizan 500 mil abortos inseguros.

A través de la satisfacción que nos genera llegar a discutir en el recinto oficial la posibilidad de la interrupción legal del embarazo no dejamos de ver que actualmente hay una situación poco favorable. En Argentina actualmente tan sólo 8 provincias cuentan con un protocolo en caso de interrupción legal del embarazo. En el 2016 la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal concreto la anulación de dicho protocolo en la provincia de buenos Aires.

Además las otras patas fundamentales del proyecto (Educación sexual y anticonceptivos gratuitos) han sufrido fuertes desmejoras por recortes presupuestarios. Sin embargo la prensa oficialista emite un discurso según el cual Macri sería ‘el feminista menos esperado’ como enuncia el titular de Clarín, el nuevo encargado de saldar los debates de género más arraigados en la sociedad como por ejemplo la brecha salarial.

La cereza del postre mediático la colocó el periodista José Natanson del diario le Monde diplomatique quien aseguró que los progresos en la discusión sobre la interrupción legal del embarazo no hubieran progresado a no ser s las políticas marxistas, más allá de la fuerza social que el feminismo viene adquiriendo en estos últimos cuatro años.