Cientos de cineastas, estudiantes y docentes se manifestaron contra el recorte presupuestario y el constante ataque a la industria cinematográfica nacional.

En medio de una tarde acalorada y con el Gaumont completamente vallado y custodiado por efectivos de la Policía de la Ciudad por la apertura del BAFICI (Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires), distintos colectivos de cineastas y estudiantes de cine se movilizaron para denunciar el desfinanciamiento del INCAA y exigir modificaciones en el Plan de Fomento que beneficia únicamente a las grandes productoras.

Bajo la consigna “Sin cine independiente no hay BAFICI” decenas de personas se concentraron frente al Espacio INCAA Gaumont, donde se estrena el 80% de la producción nacional, para expresar su descontento y discutir un plan de lucha.

Fernando Kirchmar es miembro de DOCA (Documentalistas Argentinos) y Delegado del Consejo Asesor de Directores de Cine, consultado por El Grito del Sur informó: “Este plantón es porque hay una política de ajuste en el cine muy complicada y un nuevo plan de fomento que va a poner más difíciles las condiciones para hacer una película.” Actualmente el INCAA establece criterios “comerciales, mercantilistas y meritocrátricos” para poder acceder a los planes de fomento, lo que se traduce en innumerables trabas para quienes apuestan al cine independiente.

Celebra el crecimiento producido en los últimos 15 años en los que pasaron de producirse 10 películas nacionales por año, a producirse 200, pero alerta por la política restrictiva que viene adoptando la dirección del Institucional Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Para producir una película financiada por el Estado en 2018 hay que estar inserto en la industria cinematográfica, contar con un nutrido prontuario y concursar contra otros proyectos. Es decir, no hay lugar a la exposición ni defensa del proyecto sino que se reduce a una cuestión meramente de trayectoria en la que se compite contra las grandes productoras. “Buscan concentrar el cine en las grandes empresas para monopolizarlo”, sintetizó.

Lucrecia Gilman, Presidenta del Centro de Estudiantes de Artes Audiovisuales (CEAA) de la Universidad Nacional de las Artes (UNA) se mostró preocupada por el futuro de los y las estudiantes que se encuentran cursando la carrera y se enfrentan a un panorama desalentador “que les cierra las puertas”. “Mi mensaje para el Ministerio de Cultura es que paren la mano y dejen de castigar a la cultura y a la educación porque es nuestro futuro y el de los que vienen”apuntó.

“Es una estrategia del Gobierno, de mostrar hacia fuera espejitos de colores como en la época de la Conquista, mientras que para adentro la realidad es esto que estamos viviendo”, expresó en relación a la publicidad oficial sobre el BAFICI. Muy crítica del gobierno nacional y su política destinada a la cultura aseguró: “Desde que asumió este gobierno no han hecho más que ponernos frenos y quitarnos trabajo”.