Una nutrida columna de estudiantes y docentes copó el centro porteño para reclamar al Ejecutivo que no se cierren los 29 profesorados de la Ciudad de Buenos Aires, lo que sucedería de aprobarse el proyecto de la UniCABA.

Más de quince mil estudiantes, docentes y autoridades de los Institutos de Formación Docente (IFD) de la Ciudad de Buenos Aires calentaron el escenario porteño en medio de una tarde fría de otoño. Convocados por el posible cierre de los veintinueve profesorados, tal como propone el gobierno porteño, organizaciones estudiantiles, sindicatos docentes, y centros de estudiantes nucleados en la Coordinadora de Estudiantes Terciarios (CET) marcharon desde el Palacio Pizzurno hasta el Ministerio de Educación contra el proyecto oficialista.

Una nutrida columna de estudiantes y docentes copó el centro porteño para reclamar al Ejecutivo que no se cierren los 29 profesorados de la Ciudad de Buenos Aires, lo que sucedería de aprobarse el proyecto de la UniCABA.

Con carteles, bombos y banderas de todos los tamaños y colores, las comunidades educativas de todos los profesorados que se encuentran bajo la órbita del Gobierno de la Ciudad reclamaron participación y exigieron que se dé marcha atrás con el proyecto de la UniCABA. Apenas un par de horas antes, en un intento frustrado por detener el tratamiento del proyecto, se votó en la Legislatura un contraproyecto para impedir el avance de la UniCABA. Debido a la firme decisión del Ejecutivo de continuar con la propuesta y gracias a la mayoría absoluta que posee en el recinto legislativo, la moción opositora fue rápidamente descartada.

“Pueden llegar a tener los votos pero la fuerza y la convicción la tenemos los docentes y los estudiantes”, sentenció Amanda Martin, secretaria adjunta de ADEMyS. La gremialista aseguró que, de aprobarse el proyecto, “se descalificarán los títulos, se devaluarán los contenidos, habrá un recorte de carreras, reemplazarán materias por espacios virtuales y despedirán masivamente a docentes y no docentes”.

En diálogo con El Grito del Sur, Carlos Guerrero, secretario de cultura de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), denunció que “el proyecto presentado no fue ni consensuado ni trabajado” sino que “fue a redactado a espaldas de la comunidad educativa”. Guerrero se mostró preocupado porque “el proyecto va en contra de los profesorados” aunque advirtió que docentes y estudiantes “van a estar en las calles, resistiendo y defendiendo la formación”.

Una nutrida columna de estudiantes y docentes copó el centro porteño para reclamar al Ejecutivo que no se cierren los 29 profesorados de la Ciudad de Buenos Aires, lo que sucedería de aprobarse el proyecto de la UniCABA.

Dos semanas atrás un funcionario de la cartera educativa que conduce Soledad Acuña se presentó para exponer los argumentos del proyecto ante la Comisión de Educación de la Legislatura. Según cuenta Lucía Pelourson, estudiante del Normal 1 y representante de la CET, la exposición no duró más de quince minutos y fue a través de un Power Point, fiel al estilo en el que vienen presentando las últimas reformas educativas de los distintos niveles. “Lo poco que decía era mentira, se basan en situaciones erróneas acerca de lo que pasa dentro de los profesorados. Evidentemente no estudiaron cómo es la formación docente actual” apuntó.

Por último, hizo hincapié en la falta de comunicación entre el Ministerio y las instituciones, y recordó que tanto autoridades como estudiantes y docentes se enteraron de la UniCABA a través de una conferencia de prensa de la ministra sin ningún tipo de aviso previo por las vías institucionales, por lo que afirmó que “no hubo voluntad de dialogar con las comunidades educativas”.